Thursday, August 28, 2014

El sentido de nuestro regreso


Por Mario Félix Lleonart
Ya el verano terminó, y la cosecha llegó a su fin, pero nosotros seguimos sufriendo (Jeremías 8.20, Traducción en Lenguaje Actual).
Contra muchos pronósticos la pequeña delegación de nuestra iglesia que visito USA por un mes aterrizaba de vuelta a Cuba el pasado 6 de agosto. En verdad no podemos dárnoslas de superhéroes. Éramos conscientes de que nuestra acción de volver se equiparaba a descender a los infiernos mismos: para empezar nos aguardaba el calor asfixiante sin los oasis de los aires acondicionados, comenzando por el aeropuerto “Abel Santamaría” de Santa Clara; las enfermedades como dengue o cólera en su apogeo, y el ebola amenazante; las carencias de todo tipo, la desidia casi generalizada, el desorden y falta de higienereinantes, la corrupción evidente comenzando por quienes debían combatirla, la mentira como discurso oficial a través de una propaganda tan abundante como ridícula, como para acentuar el “dime de qué alardeas y te diré de qué careces”, la desconexión a internet y los obstáculos, censura y espionajes  a cualquier modo de comunicación … Todo esto, y más, lo hemos sufrido, junto al resto de nuestro pueblo cubano, mientras es harto conocido que la elite que desgobierna vive a sus anchas en sus propias mansiones, vacacionando en hoteles de lujo en escenarios paradisiacos como su fastuosa cayería norte, o en cualquier rincón del planeta, jugando golf o disfrutando de sus yates, sus áreas reservadas y sus cotos de caza, por supuesto con total protección contra las epidemias que azotan a la plebe y con una alimentación de reyes. Es la triste y contrastante realidad en este archipiélago donde un feudo lo controla todo, ahora en su peor fase, la de intentar transmutar, con ayuda de cuanto cómplice sea posible en el mundo.
Cuando trato de explicarme a  mismo el por qué de nuestro regreso no titubeo en explicarlo más que nada en que se trata de un acto de fe y de obediencia a Diosuna ofrenda en sacrificio vivo a El que nos dio el ejemplo a través de la kenosis (encarnación) de Jesús, quien por cierto, detrás de su vida terrena, su vía crucis y su crucifixión, según las Sagradas Escrituras, descendió literalmente a los infiernos para predicar a los espíritus encarcelados. Además de la palabra empeñada a quienes nos extendieron la visa, compromisos de trabajo, relaciones afectivas, y todo lo demás que no negamos que también, a pesar de todo, nos atrae como un imán, es el ejemplo dado por Dios mismo, y el compromiso con El, el más interesado en que esta torcida realidad se transforme, lo que logró el milagro de nuestro regreso. Y debo decir que , que a pesar de toda esta zozobra que sufrimos, hemos sentido en muchas ocasiones por estos días la indecible satisfacción de estar y actuar paleando la miseria en esta absurda realidad. Dos escuelas de verano y dos días de festivales juveniles, auspiciados todos por el Instituto Patmos en el que trabajamos en el centro de la isla, lo han conseguido. Los escenarios han sido las comunidades donde se enclavan las iglesias bautistas “Resurrección” y “Eben Ezer”, en Rosalía y Taguayabón, respectivamente. En ello se ha ido la mayor parte de nuestras energías y recursos.
El 18 y 19 de agosto tuvo lugar la escuela de verano en Rosalía, y del 21 al 24 en Taguayabón.  En Rosalía el tema principal y nuestra oración fue la paz en el Medio Oriente, especialmente en Jerusalén, y además del estudio de la Biblia en textos centrales como el Salmo 122 y Mateo 23.37, utilizamos como materiales auxiliares el documental “Bridge over the Wadi” del proyecto de cine de la “Rabinovich Foundation” producido por Heymann Brothers Films (Tomer y Barak Heymann), anuncios públicos de los treinta artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el video musical “United” producidos por “Youth for Human Rights” y “United for Human Rights”, materiales del Centro Simon Wiesenthal, y la música usada proveniente totalmente de los tres álbumes “Israel” producidos por los hermanos Alejandro y Arturo Allen para Luz Records, incluyendo el video clip del tema “Amén” de Jonathan Settel con la participación de Marcos Vidal en el papel del mesías, dirigido por Boris Dedenev y producido también por Arturo Allen. Tan intensas fueron nuestras oraciones y estudios que no nos sorprende que judíos y palestinos hayan firmado ahora una tregua duradera. Por supuesto pensar en el conflicto israelo-palestino no nos evadió de nuestras propias realidades y también fue por ello que oramos con intensidad por Cuba precedidos por algunos fragmentos de la película “Conducta”, contundente y reciente fenómeno de masas en la isla que descarnadamente nos desnuda. Era conectar los dos puntos geográficos conectados y hacer honor a la predica que me había conducido por USA unas semanas atrás: “De lo último de la tierra a Jerusalén”. En Taguayabón durante el día compartíamos estos mismos materiales a todos los que nos visitaban, incluyendo personas de lugares tan distantes como Guayos, en Sancti Spiritus, o Camagüey, o de más cercanos como Vueltas, especialmente de su agrupación “Cristianos por Cuba”; y durante la noche, especialmente para niños, se implementó, de Life Way, y de la “Alianza Pro evangelización del Niño” la escuela bíblica “Buscadores del Tesoro Perdido” con enorme acogida por los niños del pueblo que además fueron participes de diversiones, obsequios y meriendas, que en muchos casos fue el suceso más significativo en sus hastiadas vacaciones.    
Cerrando cada una de las escuelas de verano celebramos los festivales juveniles, el miércoles 20 en Rosalía y el domingo 24 en Taguayabón. En Rosalía se incluyó una tarde especial que incluyó servicio de bautismos en uno de los pocos riachuelos que no están contaminados por la zona, aunque se encontraba afectado por la sequía, y tras una comida fraternal se cerró con broche de oro la noche con un concierto de la agrupación de rap cristiano “ABeC”. A pesar de ser una comunidad rural la asistencia al concierto fue de 150 personas. En Taguayabón el cierre fue rotundo, teniendo mejores condiciones para celebrar el concierto, y con la asistencia de todos los integrantes del grupo, que no pudieron asistir a Rosalía, se celebró lo que no exageraríamos si tildásemos de superconcierto de “ABeC” desde el portal de la iglesia, en franco desafío hacia la calle adonde llegaron a congregarse unas 300 personas, especialmente jóvenes.Además de las canciones provenientes de los cuatro álbumes de la agrupación: “Vamo' a comenzar a ministrar”, “Cambio”, “Adonai” y “A que me levanto”, se expusieron videos promocionales, se anuncio para el invierno el lanzamiento del que será su quinto disco: “La Estocada” y tuve la bendición de llevar al pueblo un breve sermón de unos 10 minutos donde expuse mi esperanza en que la juventud aglomerada tuviese mucho que ver en un viraje fundamental en los destinos de nuestro país, en buena medida si obtiene primero la libertad individual, que por experiencia propia yo recibí de Jesucristo. El líder de la agrupación, Omar Leiva Suárez, y la solista Liz Mary Benítez, además del desafío que encierra cada uno de sus cantos, dedicaron también palabras a la multitud que estoy seguro encontraron abundante eco entre los presentes que luego de disputarse sus discos, ahora los dejan escuchar en cualquier lugar y momento por la zona.      
Sin hablar de lo que nos queda por delante, porque ahora viene la etapa más difícil, la de recoger el fruto de tanto esfuerzo, y a pesar de la miseria, el calor, las epidemias, el desgobierno , etc, etc, etc, nos sentimos satisfechos del regreso y de tener como sus primeros frutos estas dos escuelas de verano y los dos festivales juveniles. Nos alegramos por un lado de la tregua duradera alcanzada por judíos y palestinos, a pesar del terrorismo de Hamas, contra los judíos, pero en primerísimo lugar contra su propio pueblo, y de que sabemos que tal tregua es solo una victoria parcial; pero nos llena de dolor fecundo que a pesar de sentir que hacemos algo de lo mucho necesario en medio de tanta penuria, los amigos de Hamas en Cuba, los que desgobiernan la isla a la que pisotean como su feudo, incluyendo a los derechos de todos los cubanos, de dentro y fuera de la isla, todavía se mantienen en el poder y no tenemos menos que clamar con el profeta Jeremías: “Ya el verano terminó, y la cosecha llegó a su fin, pero nosotros seguimos sufriendo (Jeremías 8.20, Traducción en Lenguaje Actual) ”.          

Saturday, August 23, 2014

Cruces



Por Mario Félix Lleonart Barroso

El siguiente testimonio, relato de una historia recién vivida por una familia activa en la iglesia Bautista de Cruces, Cienfuegos, forma parte de vivencias comunes para muchos en Cuba pero que tristemente la mayoría no se atreve no a contar. Son apreciables la cantidad de artículos de la declaración Universal de los DD.HH. que son violados con total desfachatez. El padre de familia: Javier Montero Olivera, ha tenido el valor de contarlo, y me parece importante sea publicado por dos importantes razones: primero, para que las victimas reciban al menos la satisfacción de que lo sucedido no queda en las sombras, como otras tantas historias; y segundo, para que el mundo reciba un testimonio más de que quienes detentan el poder en Cuba a la vez que pretenden engañarles actúan con total impunidad pisoteando los derechos de su propio pueblo. He aquí el testimonio:

Cruces, 20 de agosto de 2014

Nombre: Javier Montero Olivera

Dirección: Calle Pepe Alemán # 404

e/ Montalvo y Camilo Cienfuegos

Cruces, Cienfuegos

Siendo las 5: 30 AM del domingo 10 de agosto de 2014 nos disponíamos mi esposa e hijos, mi suegra y yo a realizar un viaje de ida y regreso a casa de algunos familiares en la Habana, no habiéndonos trasladados más de siete metros de la puerta de nuestro hogar  el auto en que viajábamos fue interceptado por el jeep de la PNR desplegándose varios policías y personas de civil, entre ellos el Jefe del Sistema de Descubrimiento Público, pidiéndole al chofer sus documentos y llaves del carro y a todos en mala forma que nos bajáramos del auto sin dar explicación alguna, a nuestros ruegos nos permitieron dejar a nuestros hijos en la casa y el resto fuimos trasladados a la Unidad de la PNR aun sin saber cuál era el motivo. Por su falta de ética y comentarios de pasillo entre los policías supimos instantes antes de que nos interrogaran a mi esposa y a mí que estábamos allí por una supuesta salida ilegal del país.

En lo que a mí respecta oficiales de la seguridad en mi primera interrogación me realizan una serie de insinuaciones: sabemos todo, debes saber  por qué estás aquí, tenemos toda la información, se van en una cigarreta , se van en un barco, se van en un avión, etc… y un sinfín de preguntas: por dónde te ibas, en qué te ibas, cómo te ibas, quién te iba a dar los documentos, dónde te los iban a dar etc…  a todo lo cual respondía una y otra vez que no sabía y que estaban claramente equivocados. Me piden mi carnet de identidad y mi teléfono móvil  y me sientan en una silla de frente a la pared diciéndome que ahí me dejaban hasta tanto no colaborara, claramente para torturarme sicológicamente como si fuera un niño pequeño hijo de padres malvados, varias horas después fui trasladado al comedor donde me tuvieron por un buen período de tiempo antes de ser llevado nuevamente a ser interrogado, comenzando nuevamente con afirmaciones y acusaciones sin fundamento y que contaban con la aceptación de mi esposa, su mamá y el chofer de la salida ilegal, por supuesto, todo mentiras e incluso que yo había dicho anteriormente que si, a lo cual rápidamente rectifiqué respetuosamente que en ningún momento había admitido y mucho menos dicho que nos íbamos del país y dirigiéndome al oficial que me había interrogado por primera vez le dije que él era quien lo había afirmado no yo, que era una ineptitud de su parte que sin evidencia alguna y simple y claramente por chisme popular fuéramos sometidos a tal atropello, abuso y bochorno delante de familiares y nuestros hijos  a los cuales por sobre todas las cosas he mantenido fuera de todas mis diferencias y a los cuales hoy ustedes por su incompetencia e ineptitud hicieron participes de tal atropello, se sentó a mi lado claramente molesto y me dijo en mi cara que yo era un descarado, cuando fui a responderle por tal falta de respeto me dijo que me callara y no hablara más hasta que el me mandara, por supuesto abusando de su poder, comenzó entonces con un sinfín de comentarios y  amenazas, que me iban a poner más vigilancia de la que ya tenía, que iban a hablar con las autoridades de mi trabajo para que me sacaran. Luego tomó la palabra el otro oficial alegando que ellos tenían todas las pruebas que era verdad que ya lo sabían todo y otra serie de comentarios pero que si yo iba a tomar esa postura (la cual por supuesto era estar callado pues el otro oficial me había mandado a callar), varias veces me repitió lo de mi postura hasta que le pregunté al que me había mandado a callar si podía hablar, respondiéndome que sí, entonces pregunté: ¿si lo tienen todo qué hago aquí?, ¿dónde están las pruebas?, quiero verlas, muéstrenmelas, por supuesto no tenían nada, solamente chisme de la calle y por eso tuvimos  que soportar esa humillación y atropello una vez más mi familia y yo, el oficial con quien último hablé me iba a entregar mi carnet de identidad y el ensañado se lo negó y me dijo que si me iba a comportar como un hombrecito tenía que aguantar y me llevó para el teatro de la unidad donde me tuvo hasta las 11:30 AM llevándome mi carnet de identidad, mi teléfono móvil y ni tan siquiera me dijo que me podía ir, mucho menos pidió una  disculpa, solamente cuando se marchaba le pregunté si me podía ir y respondió que sí.  Mi esposa fue interrogada dos veces sin fundamento alguno pues evidentemente no tenía nada que declarar  y mucho menos sabía nada al respecto y sobre las 8:30 AM juntamente con mi suegra las dejaron ir no sin antes decirles que a mí me retenían pues no quería colaborar, en ninguno de los casos nos tomaron declaraciones ni frente a nosotros escribieron palabra alguna, claramente no contaban con prueba alguna.

El miércoles día 13, después de dos días de sofocantes llamadas del Director de la Empresa  al Administrador de la Unidad donde trabajo para hablar del tema, a las 8:30 AM de ese día fui citado a la oficina del Director donde después de darme la versión que le habían comunicado los oficiales de la Seguridad quienes alegaban que todo estaba comprobado, sin el ver ni pedir tal comprobación ni prueba alguna y sin importarle mi versión, me comunica que iba a ser separado de mi puesto de trabajo y ubicado en otro, pues ya no era confiable aunque reconoce la labor y el desempeño de mi trabajo pero no podía hacer otra cosa, comentó que estaba siendo acosado por los agentes de la Seguridad para que me separaran de mi puesto de trabajo, comentándole yo, que él era el director y que podía hacer lo que él entendiera, que iba a esperar a que se consumaran y corroboraran las amenazas de los agentes de la seguridad para tomarlo como evidencia clara de sus amenazas, dicha conversación la tengo grabada en video como prueba. Sobre la 1:00 PM de ese mismo día me realizan inventario comprobándose que en mi trabajo todo estaba correcto y debidamente organizado, no obstante colocan a otra persona en mi puesto, sin darme documento alguno que amparara dicho movimiento. Al día siguiente tomé las vacaciones acumuladas, hoy en día las estoy disfrutando y aun no me han notificado ni entregado por escrito dicho movimiento, les he pedido lo hagan en varias ocasiones y lo que me han dicho y hecho ha sido a mi solicitud.


Mis hijos quedaron traumatizados, el pequeño de 8 años no ha querido dormir más solo, solamente lo hace con su mamá o conmigo, o si no, como hace tres noches en un colchón en el piso al lado de nuestra cama agarrándonos de la mano y pidiéndonos que no nos vallamos, se ha despertado varias veces en la madrugada y nos ha despertado diciéndonos que no quiere ir más a la escuela pues hay un niño que le ha hecho daño y a esa escuela no quiere ir más, cuya situación nunca nos la comentó durante el curso y nunca nos pidió que no quería ir a la escuela, situación ésta clara de pesadillas debido al trauma recibido por nuestro traslado a la PNR, ya lo conversamos con una sicóloga pues han pasado días y la situación sigue, ella nos sugirió lo llevásemos lo antes posible a consulta, el mayor de 15 años a cada rato se recuesta en la cama y nos comenta que se siente cansado y se le ve pensativo, pues las indiscreciones y comentarios de las personas que nos rodean no dejan de afirmar y comentarles a ellos del supuesto viaje, situación esta que en nuestro hogar se ha manejado fuera de su alcance y con mucha discreción para evitarles males mayores, y esto por sobre todas las cosas es lo que me motiva a exponer dicha situación, pues tocaron lo más sagrado para mí.

Friday, August 22, 2014

Huber Matos…la última vez que lo vi


Por Lori Díaz

A poco tiempo de la apertura de mi pequeña tienda y pocos a años de mi llegada al exilio en 2003 lo vi descender de su viejo carro y dirigirse a la Bakery San Lago en este Sur de Miami. Pasaba casi a diario en busca del pan cubano. No dude en acercármele, tomar su mano  y buscar su mirada esmeralda amiga. Fue una presentación breve, duró segundos que bastaron para mantener una amistad sencilla, que aboné con ahínco en agradecimiento a su sacrificio.

Durante sus visitas, conversación obligada era el tema Cuba y los escenarios que se planteaban cada día. Lo vi vibrar de indignación ante la muerte de Orlando Zapata Tamayo, muerto en desafío al régimen y junto a patriotas del exilio protestar en embajadas de países que apuntalan a los asesinos de la Patria. 

Le echaba de menos cuando faltaba a su visita y verle aparecer daba un toque alegre a esa hora del día. En una de esas oportunidades me regalo su libro. Su denuncia, ahí plasmó su dolor por Cuba  -Cuando llegó la noche- para que conociera yo, para que conocieran  la verdad los que nacimos con y bajo el sistema castro-comunista. En sus visitas no me obsequiaba flores, traía en sus manos de hombre bueno, tomates y calabazas que el mismo en su huerta cosechaba.

Situaciones personales me llevaron lejos del lugar de los encuentros. Llamarle por teléfono resultaba asunto algo difícil. Su edad, su esposa enferma. Pero cuanto le gusta al destino juntar a los que padecen del mal patrio! La vida me dio la oportunidad de acompañarlo ya en su hogar algunas veces. 

En un pequeño local  juntábamos voces y corazón. Minutos para trabajar “Hacia la Nueva República” el programa radial de la organización que fundara a la salida de prisión -Cuba Independiente y Democrática-  con la ilusión real de que su voz llegara a los cubanos de intramuros. Cada sábado pude estar a su lado en ese empeño.  Algunas veces enfermo, sin quejarse, se levantó para trasmitir su discurso. Su paso acompañado del bastón se mantenía erguido y si por breves segundos se tornaban imprecisos rehusaba el apoyo de mi hombro. La última vez que le vi se alejó a su habitación entonando una canción de los mambises “No recuerdas gentil bayamesa…”

Llego la noticia del adiós. Rosas blancas para el amigo que dormía el sueño eterno de la Patria libre. Mi sencilla despedida. Nos veremos Huber, ojala poder ser yo quien te lleve la noticia que te haga descansar en paz en la eternidad de los valientes! 


Patria, Pueblo, Pan y Libertad!  Tu grito de combate por siempre, Comandante Huber!

Publicado originalmente en http://cubacid.blogspot.com/2014/08/huber-matosla-ultima-vez-que-lo-vi.html

Tuesday, August 19, 2014

Rio revuelto

Por Mario Félix Lleonart Barroso

Es cierto que las deserciones entre quienes al menos aparentemente  alguna vez fueron acólitos al inclasificable sistema cubano han sido constantes. Nadie duda que este comportamiento ha estado aparejado a los orígenes de esta rocambolesca historia.  Es más, en los inicios ocurrió en estampida hasta que el terror lo convirtiera, sin dejar de ser constante, en un fenómeno a cuentagotas. Pero ahora, tal vez como señal de que los finales suelen parecerse mucho a los principios, los hechos parecieran advertir que las renuncias y los cambios de uniforme vuelven a masificarse.

Por estos días ha sido noticia la petición de asilo político en Bahamas de Ortelio Abrahantes Bacallao quien muestra un carné que lo identifica como miembro del Departamento Técnico de Investigaciones del MININT y de diplomas de la Facultad de Leyes y de una Escuela de Investigaciones perteneciente al MININT. Ha sido entrevistado por la policía bahamesa y por funcionarios de Naciones Unidas a causa de la urgencia con que expone que de ser deportado a Cuba su vida peligraría por causa no solo de su huida, sino por lo sensible de la información que domina, y hasta se ha incorporado al coro de voces que se incrementa a medida pasa el tiempo respecto al polémico caso de lo que a todas luces fue la ejecución extrajudicial de Oswaldo Payá  y Harold Cepero en julio de 2012. La esposa de este supuesto Mayor en la Dirección de Contrainteligencia (DCI) del MININT, Yadelis Rivera, se ha hecho eco desde el interior de la isla del terror ante probables ajustes de cuentas de los que ella o su hijo pudiesen ser víctimas.  

Aun desde mi periférico sitio ejerciendo como pastor bautista, simple “cura de aldea” en la Cuba profunda, he podido tomar pulso a este supuesto fenómeno de las deserciones. No han sido pocos los otrora simpatizantes, cooperantes y hasta informantes  que se me acercan para confesarme que si alguna vez creyeron ya nos le queda ni un ápice de contubernio con los que desgobiernan la isla, otra miríada, todavía hasta cierto punto comprometida, al menos me guiña un ojo de complicidad aprovechando instantes de roces en las calles. Todo parece indicar que el barco que desde hace tiempo hacía aguas ahora ofrece evidentes señales de inminente hundimiento. Pero cuidado, no nos dejemos cegar por las ansias de que esta pesadilla concluya por fin alguna vez.

Una semana antes del reciente viaje que realizáramos a USA una pequeña delegación de nuestra iglesia que incluyó la totalidad de mi núcleo familiar a invitación de iglesias hermanas, el pasado 4 de julio, tocó la puerta de nuestra casa un supuesto admirador de nuestros pensamientos volcados en este blog y en el de mi esposa “Isla Interior”. No era un simple lector. Se trataba de uno de los dos agentes de la Seguridad del Estado que nos fue a detener durante la visita papal en marzo de 2012 a casa de un colega pastor que visitábamos en la ciudad de Alamar, y donde quedamos recluidos  domiciliariamente. Este agente, supuestamente llamado Marcos, viajó desde La Habana hasta nuestra casa de la Cuba profunda en Taguayabón, Villa Clara, según él  a escondidas de sus jefes y solo con el deseo de manifestarnos su aprecio ya que, según sus palabras, tras detenernos en 2012 se sintió motivado a conocer quiénes éramos, impactado por nuestro comportamiento cívico y especialmente por mis palabras de despedida cuando tras finalizar la misa del Papa en la Plaza de la Revolución en la Habana fue a informarnos que nuestro toque de queda concluía, al decirles: “Estaré orando por ustedes. Ustedes  son jóvenes y queremos que sepan que la causa por la que se nos persigue es por soñar la Patria de Martí: Con Todos y para el bien de Todos. Y en ese Todos, hasta ustedes están incluidos”.

Luego de más de dos años sin haberle vuelto a ver y sin haberle visto nunca antes, este agente de la Seguridad del Estado de unos 32 años y cuya militancia actual no nos negó, aunque si la motivación de su visita, reaparecía para, según él, manifestarnos su aprecio, especialmente ante la posibilidad de que no regresásemos del viaje que emprenderíamos el 9 de julio y del cual estaba enterado por mi post: “El motivo del atraco”.

Parece ser, en medio de este río revuelto, que el cuerpo de inteligencia del establishment asume que la aparición de un desertor o casi a punto de serlo ya no es vista con tanta suspicacia, el mismo panorama polaco a fines del comunismo. Es tan evidente la tendencia que suelen hasta utilizarlo como carnada. Y digo esto porque en el caso del tal “Marcos” nadie crea que estoy delatando a un pobre joven que lo único que hizo fue dejarse llevar por palabras mías de despedida tras aquella cacería de brujas de la visita del Papa Benedicto XVI por la que todavía ni el Vaticano se ha pronunciado. Nadie crea que estoy faltando a mi deber de creer en la conversión siempre posible de cualquier ser humano. Y es que aunque ya algo sugerí en aquel post enigmático que colgué antes de viajar: “Aquelarre en el callejón del muerto”; ahora tras nuestro regreso que se produjo el pasado 6 de agosto contrario a muchos pronósticos incluyendo posiblemente al del informe de “Marcos”; puedo desmontar buena parte del operativo del que estaba siendo objeto por parte de la Seguridad del Estado quien intentaba engañarme aprovechándose de mi buena fe y del consabido flujo de  desertores a la moda.

Gracias a la solidaridad de un pueblo entero que deserta y en deploro de oscuros personajes para quienes ya se va haciendo muy tarde para cambiar de bando, cada vez más aislados, pude conocer detalles como que, además de la reunión en el callejón del muerto de los autos involucrados con almuerzo en cajitas de cumpleaños incluido, la casa del desprestigiado informante Candito Albernaz constituyó el puesto de mando local y hasta posible albergue en el operativo; que Vladimir, veterano agente desde hace décadas en el MINAZ fue el chofer asignado a “Marcos” y en cuyo auto, a pesar de insistentes intentos, e ignoro el real objetivo, solo por obra y gracia de Dios no consiguieron sentarme, y que las constantes rondas de chivatos locales habituales y tan repudiados popularmente como Jesús Ramos o Raúl Cabello no fueron para vigilar al extraño visitante casi disfrazado de turista, no eran otros de sus habituales patrullajes, sino que cumplían la función de proteger a su Caballo de Troya introducido por fin tras semanas de entrenamiento y lecturas en la casa del pastor.


El modus operandi de utilizar probables deserciones lo único que me confirma es que hasta la inteligencia y la contrainteligencia lo reconocen como escenario actual. Y a pesar de los esfuerzos y comprobando además que se encuentran entre mis mas ávidos lectores me siento en el deber de advertirles: pese al teatro de “Marcos” no conseguirán apagar mi fe en que seguirán llegando auténticos arrepentidos, que por cada “Marcos” hay nueve reales desertores aunque no se muestren tan visibles como él, tal vez al estilo del que nos sugiere la excelente opera prima alemana de Florian Henckel von Donnersmarck “La vida de los otros”, aganadora del Oscar a la mejor película extranjera de su año, y a los cuales suelo olfatear de vez en cuando, aun cuando ni siquiera medie un guiño. Por lo demás, ahora deberán ingeniarla mejor, si acaso fui su presa en la mirilla con casi un Ramón Mercader elevando el piolet, ahora ya estoy a sobre aviso, ha aumentado el número de mis cómplices, directamente proporcional al de sus desertores,  y se les hará más difícil atraparme. ¡Sin dejar fuera a Dios, en quien confío aun más en medio de este río revuelto!     

Monday, August 18, 2014

Rafael Díaz-Balart y lo que nadie te contó


Por Liú Santiesteban

Hace unos días terminé de leer las memorias de Rafael Díaz-Balart: Cuba: Intrahistoria. Una lucha sin tregua. Así supe que Batista intentó llevar adelante reformas sociales que le valieron grandes enemistades. Todo el entramado político de la República entre 1902 y 1958 está ilustrado en esta obra. La elaboración de la constitución del 40 por delegados elegidos, en su mayor parte por la oposición.

La Guerra de pandillas de los estudiantes universitarios, que ya desde 1945 se mataban a tiros unos a otros para conseguir prebendas y puestos burocráticos. Ese ambiente convulso y violento, se cuenta en el libro, junto del funcionamiento político de la nación en aquellos años. Descubro entonces, con sorpresa, de dónde salieron frases como “las conquistas de la revolución”

Las memorias de Balart están llenas de detalles reveladores e impresionantes. Como por ejemplo que Grau San Martín, prsidente electo en 1944, persiguió y encarceló a la oposición desde el primer día de su presidencia, perdiendo así la legitimidad democrática de su gobierno. O que Prío Socarrás en 1948, tras ser elegido presidente, facilitó el regreso de Batista del exilio que había sido electo a Senador, aun estando fuera de Cuba.

Así va uno conociendo la verdadera historia de la República de Cuba, de la mano de Rafael Díaz-Balart, quien estoy segura habría llegado a presidente en pocos años y quien habría sido mil veces mejor líder que la bestia humana que sometió a la nación cubana, en los 47 años que siguieron a partir de 1959.

Rafael Díaz-Balart se me hace un hombre honesto. Solo hace falta leer estas memorias para admirar a este hombre que no tarda en reconocer sus propios errores como político; y también los de su partido o su líder, Fulgencio Batista. Se me hace un hombre inteligente, pues dedicó gran parte de su vida a estudiar.

Rafael era un politico de profesión, pero mas importante aun, de vocación. Creía en el servicio a la ciudadanía. El servicio a Cuba como nación. Un hombre de buen corazón. Seguramente no era perfecto; pero sin dudas habría brillado como político en la historia de Cuba, si se hubiera respetado el curso que los cubanos habían elegido en las urnas.

De cualquier manera Rafael Díaz-Balart es un paradigma, ya no tan desconocido, de nuestra historia. Un ejemplo a seguir. Un cubano con una filosofía digna de estudio y aplicación. Que abogaba por la raza cubana, al margen del color de la piel, o el color político. Un hombre cuyas “ideas-fuerza” preveo que guiarán a miles de cubanos a la reconstrucción de la patria libre y democrática.

Ideas-Fuerza como que “La patria es de todos y todos somos de la patria”. Como que tenemos que construir “un país de propietaros y no de proletarios”. Una filosofía de amor a Cuba contra la filosofía del odio fidelista. Con la que proclamaría el primer mandamiento cubano: “Amarás a Cuba sobre todas las cosas; y a los cubanos como a ti mismo.” Una filosofía martiana.

Rafael fundó la primera organización anticastrista el 28 de enero de 1959, en Nueva York: La Rosa Blanca; cuyo proyecto de programa político para Cuba recomiendo encarecidamente que todo cubano digno lea.

Quiero dar las gracias a Lincoln Díaz-Balart por haberme concedido el honor de conocerlo, a través de este libro.

Un libro que no es sobre Batista, aunque reivindica su figura en muchos aspectos, al tiempo que reconoce sus graves errores. Tampoco es un libro sobre Fidel Castro, aunque desmitifique su historia, dejando al descubierto el psicópata que siempre fue: El Anti-Cuba.

Ni siquiera es un libro sobre Rafael Díaz-Balart solamente. Este es un libro de Luz. Luz sobre unos años perdidos en la sombra. Años perdidos en las mentiras revolucionarias de Fidel Castro.

Este libro arroja luz sobre la República de Cuba, sus defectos y sus virtudes. Su funcionamiento político y su evolución; truncada por el golpe de estado castrista, la falta de visión estadounidense y la cobardía de un presidente.


Cuba: Intrahistoria. Una lucha sin tregua, contiene eso que tú, cubano, siempre has estado buscando: Lo que nunca nadie te contó.