Monday, October 20, 2014

Para no ver la injusticia

Por Leonardo Rodriguez Alonso

El pasado 17 de septiembre se inauguró en el Palacio de las Convenciones de La Habana el III Congreso Internacional Abogacía 2014, con la presencia de 142 delegados de 18 países. Sencillamente, una apología al sistema judicial cubano.


No es errado juzgar cómo los extranjeros que asistieron al cónclave se quedaron extasiados con las obras teatrales que se montaron para convencerlos de que el paraíso está aquí, digo, pues creo que ellos están deseosos de implantar en sus países este sistema para poder dar espuela a diestra y siniestra, mientras nuestro país se desangra haciendo política y minando los sistemas sociales de América. 


Les ruego a los lectores que mediten en lo siguiente. Les mostraré solo los cargos de las estrellas que presidieron la primera jornada:

✓ El secretario del Consejo de Estado
✓ La vicepresidenta de la Asamblea Nacional del Poder Popular
✓ La ministra de Justicia
✓ Un funcionario del Comité Central del Partido
✓ El fiscal general de la República
✓ El vicepresidente del Tribunal Supremo Popular
✓ Representantes de la Unión Nacional de Juristas de Cuba y el Ministerio del Interior

¿Es independiente el sistema judicial cubano?


¿Cómo es posible que en nuestra región en la Fiscalía Provincial, a la derecha del edificio, hondeen dos banderas: la cubana y la del M-26-7 que representa el partido que está en el poder hace 55 años?


Entre los trabajadores que ejercen el derecho se dice entre labios, medio en broma, medio en serio: «La ley es para cumplirla, no para hacer justicia». Una manera de garantizar todas las bases del poder. La realidad es tangible, quieren, añoran y no descansarán tratando de llevar a sus países esta «perfección» para privar a los ciudadanos de todos sus derechos. Acaso no saben que en Cuba si no perteneces a la Organización Nacional de Bufetes Colectivo (ONBC), organizadora de la cita, no puedes ejercer como abogado.


Citaré otros ejemplos de la «justicia cubana»: En nuestras ciudades como en cualquier parte del mundo se comenten excesos, se asesinan personas de las formas más atroces, se han atropellado a personas por negligencias manifiestas, se cometen actos de violencia doméstica ytambién maestros han violado a sus alumnos. 


¿Conocen algún caso en que a esas personas se les ha echado asfaltiti o sustancias tóxicas, se les han pintado letreros ofensivos en sus paredes, les han arrojado animales putrefactos sin tener en cuenta ancianos o niños? ¡No! Absolutamente no, porque nadie puede hacer su propia justicia.


Todo lo expuesto está reservado para los que defendemos nuestro derecho de libre expresión, a un alto precio.Los actos de vandalismo o las turbas que nos repudian, organizadas por los agentes de la seguridad del estado (SE) van destruyendo las bases del sistema que pierde credibilidad por esta causa.


A ninguno de estos juristas, como a tantos burócratas de la comunidad internacional les interesa constatar el viacrucis que atraviesan los luchadores pacíficos amantes de la paz  y la justicia en Cuba.


Nada acontecerá, porque la venda que cubre los ojos de la mujer que simboliza la justicia la traen todos los que participan en el evento sobre los suyos, en este caso para no ver la injusticia, pero por suerte la espada que tiene en una mano pende sobre sus cabezas y algún día la venda estará sobre los ojos de los verdaderos juristas para que ejerzan con independencia de poderes.


Exhortamos a los buenos juristas, a los que sufren, que defiendan el derecho a:

✓ El ejercicio de la abogacía independiente
✓ La eliminación de la ley de Peligrosidad Predictiva
✓ La extinción de los hechos vandálicos
✓ El derecho de todo ciudadano a ser juzgado conforme a ley sea cual fuere su cargo o trabajo

    En suma, el cumplimiento estricto de la Carta Internacional de Derechos Humanos.

 

 


Sunday, October 19, 2014

Quemando el asfalto


Por Leonardo Rodriguez Alonso

No, no se trata del rompimiento de la inercia por un auto con un gran potencial de fuerza que hace girar sus neumáticos en un mismo sitio produciendo una humareda sobre el asfalto.

Se trata de la celebración el pasado 28 de septiembre, del 54 aniversario de la fundación de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), ese nefasto engendro encargado de romper la hermandad entre vecinos. Sí, porque esas tres letras me huelen a veladera y chivatería entre mi vecino y yo. Todo quedó bien claro cuando el comandante en jefe al fundar esta organización en 1960, dijo«Vamos a crear un comité de vigilancia revolucionaria».

¡Y llegó el día 27! A celebrar esperando el 28, un acto decadente y desmotivado, donde la hipocresía alcanza su expresión máxima, porque sea honesto y pregúntese: ¿me entusiasmé por este aniversario?

Simplemente fue un jolgorio como de costumbre, donde el dios Baco hizo acto de presencia para poner el alcohol en el paladar de los que acuden allí por temor a «marcarse» y está claro, si nos atenemos a aquella sentencia de José Martí cuando dijo: «Libertad, es el derecho de todo hombre a ser honrado[…]» y … ¿quién es honrado? El propio Raúl se encargó de decir que muy pocos lo somos cuando sentenció:«La mayoría de la población ve el robo como algo normal».Entonces, ¿somos libres?

Este año fue patético, el «magno» evento no contó con la tradicional cabeza de cerdo. Es muy baja nuestra valía, los «revolucionarios» de cada cuadra aportaron su dinero en efectivo o en especies, nada, pagar el cebo y la soga con la que nos ahorcarán.

Pero como este país está patas arribaese estribillo que dice: «No te mueras para que veas cosas» se cumple diariamente y así citaré un artículo de Alina Perera Robbiodel propio 28 de Septiembre de 2014 en el diario Juventud Rebelde titulado: «El barrio en la trama de Cuba», en elque reconoce que los CDR constituyen una organización sin réplica en el mundo. ¡Qué maravilla!

Habla de la noticia salvadora: «-ya están dando los mandados…; o: no habrá luz por que están poniendo un poste nuevo». Lo plantea con optimismo, como si esperar un mes por 7 libras de arroz, 8 onzas de frijoles, 8 onzas de pollo por pescado, ½ lb de aceite, 4 lb de azúcar, 5 huevitos, 2 onzas de café mezclado con 2 onzas de quién sabe quéfuera una noticia salvadora. Entonces…, en Cuba hay hambre.

Perera Robbio de modo despectivo tilda de «personajes fijos» al bodeguero provocador y chanzas que sumerge en un estado de histeria al ciudadano, así cataloga ella las grandes verdades que apuntan a las penurias de millones de cubanos.

Y como está de moda en estos tiempos, al estilo de Buena FePerera Robbio, al hacer una apología estoica sobre la miseria se encarama sobre ella con optimismo asombroso –que si la democracia tiene que ejercerse allí (en el CDR) y cita finalmente: «Habrá que auscultar cuánto pierde o gana Cuba en su lucha por seguir siendo». ¿Cómo puede haber democracia en un comité de vigilancia? Y si auscultamos a este enfermo en estado crítico, la cura sería practicarle la eutanasia borrándolo por siempre para que pase a ser un triste recuerdo.

Por cierto, en este estado esquizofrénico que estamos viviendo, los periodistas oficialistas les hacen un flaco favor a la fertilización de las causas nobles. Todo lo que escribió esta jovencita graduada de nuestras «excelentes»escuelas de periodismo lo tiró por la borda con la foto que apuntala su comentario del 28 de septiembre. 

El asfalto es combustible, la hoguera originará un bache en plena vía pública, roturas de autos, accidentes y, si coincidentemente, pasa una tubería de agua por debajo de esta, se producirá un salidero. En fin, que es abrumadora la anarquía. ¿Es apocalíptica mi descripción? Solo me atengo a la respuesta de los lectores. Mientras, aquí en Camajuaní, como en toda la Islase quemó el asfalto inmisericordemente. ¡Viva la Revolución! Y que Pirro siga ganando batallas con los elefantes de dos patas.

Thursday, October 16, 2014

Amenzas, amenazas y más amenazas


Por Yoaxis Marcheco Suárez 

En la tarde del miércoles 15 de octubre fui citada para comparecer en la Unidad de la Policía Nacional Revolucionaria  ante dos policías políticos: Saúl y Javier, aunque sabemos que estos bien pudieran no ser sus nombres verdaderos, para ser escudriñada sobre un viaje en proyecto a la ciudad de Tampa, Estados Unidos, en los días del 8 al 20 de diciembre, con el propósito de participar de un evento organizado y auspiciado porla organización no gubernamental “United for Human Rights(www.humanrights.com) en conmemoración del 66 Aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos, haciendo énfasis en el día 10 “Día Internacional de los Derechos Humanos”.  Las dos mayores preocupaciiones de los agentes del Ministerio del Interior, representantes del andamiaje oscuro y malévolo del cual son el rostro y que se llama “Seguridad del Estado”, es que para dicho evento ha sido invitado un grupo de ciudadanos cubanos que no militan en ningún partido, movimiento o grupo opositor, ni oficialista, y que estos, interesados en un tema que compete a todo ser humano o ciudadano de este mundo, han decidido participar, si el Departamento de Inmigración de los Estados Unidos les concede la visa y si, una vez esta concedida, la policía política cubana se los permite.


El otro motivo de escándalo para el Ministerio del Interior, es que United for Human Rights ha decidido invitar a varias personalidades defensoras de los Derechos Humanos de alrededor del mundo y que además participarán algunos legisladores norteamericanos. Entre estos legisladores pudieran estar los cubanoamericanos Mario Díaz Balart, Ileana Ross Lethinen y el exrepresentante Lincoln Díaz Balartenfermizamente odiados por la tiranía de La Habana y a quienes acusan de terroristas y asesinos (palabras textuales que usó contra ellos el joven agente Saúl)

Tratando como siempre de denigrar a quienes como yo, no comulgamos con el mediocre y decadente sistema socialista instaurado en Cuba por la dinastía diabólica de los hermanos Castro, la supuesta conversación comenzó llena de ofensas y acusaciones, como las ya hiperconocidas de que mi esposo el Reverendo bautista Mario Félix Lleonart y yo somos unos asalariados del Imperio norteamericano, y que estamos bajo el amparo financiero de la que ellos nombran,  mafia cubana de Miami, y bajo la cobertura también de la millonaria Lori Díaz, haciendo un paréntesis, y aunque mi hermana Lori no tiene nada que demostrarle a los sátrapas cubanos, quienes bien la conocen saben de su humilde condición de obrera y de todo el sacrificio personal y desinteresado, y de su pasión por la causa de la libertad de Cuba que la mantiene siempre al tanto de quienes luchamos pacíficamente dentro de la isla. 

Pero todos los improperios y claro las habituales amenazas, no han logrado que la mayoría de los ciudadanos invitados al evento desistan, aun cuando muchos de ellos han sido citados como yo para comparecer ante los agentes Saúl y Javier. Mi mayor satisfacción es que este grupo de seres humanos ha comenzado a empoderarse de sus derechos básicos y elementales, derechos que no deben agradecer a gobierno humano alguno, ni a Revolución enmarcada en la cada vez más lejana década del 50y mucho menos a dictadores y tiranos, bien dice el artículo 30 y final de esta Declaración: «Nada en esta Declaración  podrá interpretarse en el sentido de que confiere derecho alguno al Estado, a un grupo o a una persona, para emprender y desarrollar actividades o realizar actos tendientes a la supresión de cualquiera de los derechos y libertades proclamados en esta Declaración». Después de esto deberían hacer silencio los tiranos y la policía política de mi país, y lo digo con mayúscula y con todas las letras: MI PAíS. Los Derechos Humanos competen a los ciudadanos, a la sociedad civil, a todo hombre y mujer, niña y niño; aquí quedan fuera las razas, el sexo, la edad, las ideologías políticas, las creencias religiosas, las clases sociales y los niveles intelectuales o profesionales, todos hemos nacido IGUALES y LIBRES en dignidad y derechos. Sé que este evento a celebrarse en Tampa por la organización no gubernamental “Unidos por los Derechos Humanos”, ayudará a los ciudadanos cubanos que viven dentro de la isla y que han sido invitados para participar en él, a conocer mejor sus derechos, nada más útil que esto, y a dialogar con personalidades y activistas expertos en el tema, y algo muy importante salir de su país para tener como referente otra sociedad y por qué no, otro sistema. +Ahí vamos entonces, unidos por nuestros derechos. En cuanto a mí, no volveré a gastar mis palabras, ni mis ideas en conversaciones con agentes de la policía política, de cuyas bocas solo saldrán siempreimplícita o explícitamente amenazas y solo amenazas; en la tarde del 15 de octubre ratifiqué que muy lejano estamos de entendernos.

Wednesday, October 15, 2014

La Izquierda Americana Está Desatada



Por Orlando Fondevila

La izquierda americana, que por aquí llaman “liberales”, se está despojando de todas las máscaras y anda desatada en el tema cubano. La guinda ha venido a ponerla, quién si no, un editorial de The New York Times. Sí, el mismo New York Times que en su momento aupó a un oscuro Fidel Castro convirtiéndole en celebridad mundial. Desde aquel triste Herbert Matthews hasta hoy mismo, el New York Times, más o menos veladamente, no ha hecho otra cosa que defender al régimen castrista. Cuánto horror en cincuenta y seis años no ha merecido un Editorial condenatorio de este “influyente diario”. Y justamente ahora, se aparece con este tramposo y miserable alegato a favor de tender una tabla de salvación a la mugrienta y decadente tiranía.

Pero el New York Times no está solo en esta especie de cruzada del mal. No es más que el portavoz de una corriente de pensamiento y de una actitud de ciertos sectores políticos y empresariales norteamericanos y cubanoamericanos a quienes únicamente importan mezquinos intereses políticos a corto plazo y poderosos intereses económicos. Ni al New York Times ni a estos intereses les importa en absoluto el pueblo cubano, aunque retórica y demagógicamente digan obrar en su bien. Lo más grave es que importantes figuras políticas con posibilidades de poder, como la inefable Hillary Clinton o el desagradable camaleón Charlie Crist, por no hablar de algunos otros conocidos personajes y personajillos de la política y los negocios, sostengan estas posiciones que abandera el New York Times. Puro conciliábulo con la tiranía.

Los argumentos del Editorial de marras y de los políticos que están detrás, no solo son perversos y falsos en sí mismos, sino grotescamente ridículos. Los redactores del Editorial, en primer lugar, al parecer utilizan unos descomunales espejuelos de aumento para ver los “cambios” que lleva adelante el régimen. Por otra parte, participan de la falacia de que la miseria del pueblo cubano es el resultado del “insensato embargo” y no del estruendoso fracaso de las políticas económicas del régimen. El Editorial hace alarde de insolvencia moral cuando esgrime el supuesto .y más que dudoso- beneficio en popularidad que lograría el presidente. Y en el colmo de la infamia política y ética, aduce que tal medida de gracia hacia la tiranía constituiría un espléndido aval para que Estados Unidos mejore sus relaciones con América Latina. Así, el New York Times propone que Estados Unidos regale sin más un enorme triunfo político a la tiranía (y un poderoso espaldarazo económico) sino que también envíe un amable mensaje a quienes son sus acérrimos enemigos agrupados en el ALBA, a los mismos que se inspiran en el liberticida “ejemplo” castrista y que se alían con los enemigos de Estados Unidos en todo el mundo. La propuesta del New York Times no sólo es abiertamente hostil a los derechos de libertad y prosperidad de los cubanos, sino también insensatamente contraria a los valores e intereses de la gran nación que es Estados Unidos. Last but not least, el New York Times parece desconocer que Estados Unidos es un Estado de Derecho, con separación de poderes, un país de leyes. El embargo a la tiranía castrista es una Ley y Obama o cualquier otro Presidente, no tiene los poderes de un Sr. Feudal o amo de finca, como Fidel Castro o su Dictador Designado.

Los cubanos confiamos en los valores fundacionales de Estados Unidos. Confiamos en las fuerzas sanas mayoritarias de esta sociedad. Y confiamos, sobre todo, en la lucha inclaudicable de nuestro pueblo, en la Isla y en el exilio. La tiranía no será salvada.

Sunday, October 5, 2014

Un almuerzo especial de los amigos rosablanqueros

Por Lori Díaz

Un almuerzo especial el de este pasado viernes 26 de septiembre. 
Se le brindo a los amigos en la comida carne de res! Me asuste al principio que lo supe, pues se que en mi pais acceder a este tipo de alimento es algo "complicado" o puede complicar la vida a quienes un dia deciden sentarse frente a un buen bistec sin la aprobacion del gobierno. 
Pero no, nuestro pastor, el lider del proyecto me dijo en su e-mail: "tu, tranquila, aqui te muestro el comprobante de la compra" pero los amigos rosablanqueros comeran hoy carne de muuu!



Y asi fue el encuentro, con numero creciente de asistentes, hasta hubo que facilitar la asistencia de algunos amigos que por su salud y avanzada edad tuvieron que tomar el "taxi".  Veanlos...


Y con la oracion acostumbrada, dando gracias a Dios por haberles dado la oportunidad de compartir ese almuerzo, pidieron a Dios tambien que derramara abundantes bendiciones sobre los que desde cientos de kilometros de distancia fisica hacen llegar los recursos con humildad y amor, para crear ese momento. Con el mismo afecto que lo hubiese hecho Rafael Diaz-Balart, quien vivio desde la distancia amando a Cuba y a los cubanos. Y esa reunion semanal es el tributo que le ofrecen estas humildes familias camagueyanas! En hora buena Rafael!


Monday, September 29, 2014

La deliberada ignorancia de la realidad



Por Lincoln Diaz-Balart

La tiranía cubana busca denodadamente su aceptación como un régimen normal. No escatima ni esfuerzos ni recursos en la consecución de sus objetivos. Cuentan para ello, además, con muchos aliados y complicidades, abiertas o disimuladas. En primer lugar, tienen a su favor –lo cual es fundamental para su estrategia- el público desinterés de la actual administración de Estados Unidos, un gobierno caracterizado por una especie de buenismo bobalicón – sin dejar de ser culposo y peligroso- que promueve acercamientos con la tiranía, olvidando viejos y actuales agravios y desdeñando riesgos evidentes, amén de hacer dejación de los valores y fundamentos con los que se ha edificado Estados Unidos. A partir de ahí, ante el inexistente liderazgo de Estados Unidos, una parte importante de América Latina ha sido colonizada por esa especie de imperio de la desvergüenza que es la Cuba de los Castro, como es el caso de Venezuela; o semicolonizada, al menos ideológicamente (los países del ALBA). Por otro lado, sin la presión de Estados Unidos, Europa ha optado por desentenderse y, aunque con ciertas cautelas, se apresta a tender sus brazos a la dictadura militar cubana, a través del maloliente diálogo normalizador

En América Latina arrecian las presiones para aceptar al castrismo como un régimen más o menos normal y, percibiendo la debilidad de la Administración de Estados Unidos, instan permanentemente para que Estados Unidos regularice sus relaciones con La Habana. Así, el Gobierno de Panamá invita con gozo a los Castro a participar en la próxima Cumbre de las Américas. El presidente de Uruguay, José Mujica, un antiguo terrorista Tupamaro,ahora reciclado en “bondadoso y decente” gobernante, clama para que se reconozca al régimen castrista bajo el principio de “unidad en la diversidad”. La presidenta de Brasil, olvidando su pasado terrorista y de asaltadora de bancos, dice ahora que “respeta por igual a gobiernos democráticos y a dictaduras”. Juan Manuel Santos, mientras negocia con la narco-guerrilla bajo los auspicios de La Habana, le pide encarecidamente a Estados Unidos que normalice sus relaciones con la tiranía y levante elembargo, argumentando que “uno puede tener una relación de trabajo con gente muy diferente”. La presidenta de Chile, Bachelet, dice no estar segura de que en Cuba exista una dictadura. Y en Méjico el PRI, de nuevo en el poder, retoma alborozado su antiguo romance con el castrismo.

Existe una evidente hipocresía en todos estos posicionamientos, además de una deliberada ignorancia de la realidad. Hipocresía, porque Mujica, Rousseff, y compañía no convivieron con, ni respetaron a las dictaduras de sus respectivos países, sino que las enfrentaron con métodos violentos, entrenados muchos de ellos en Cuba y siguiendo fielmente orientaciones de los servicios de inteligencia cubanos. Hipocresía de las autoridades panameñas, que han “olvidado” que su país fue de los primeros en ser agredidos por Castro, y más recientemente el no castigado tráfico de armas cubanas a Norcorea. En fin, han olvidado (algunos incluso lo respaldan) que el régimen totalitario castrista ha estado siempre, y continúa estando, siempre del lado del mal.

En efecto, en su momento, Ronald Reagan calificó a la hoy extinta Unión Soviética como el Imperio del MalAños más tarde, George W. Bush denominó como integrantes del “eje del mal” a Corea del Norte, Irán y el Irak de Sadam Hussein. La lista de regímenes canallas se ampliaría posteriormente con la inclusión de la Libia del Gadafi, Siria y algún otro. La Cuba de Castro ha sido y continúa siendo un miembro destacado de este maléfico Club. Esa es la realidad que obvian todos aquellos que defienden que se trate a esa pandilla como a un gobiernonormal. Asimismo, pasan por alto –en realidad no les importa- la terrible realidad que ha vivido el pueblo cubano por más de medio siglo, y que se mantiene invariable esencialmente. Una realidad de absoluta falta de derechos, de miseria, de represión, de muerte, de exilio. La realidad de una tiranía que supera con creces a cualquier otra de las muchas que han padecido los pueblos de América Latina desde la etapa colonial a nuestros días.Todo esto les parece “normal” a muchos. Con semejantes delincuentes quieren establecer relaciones cordiales, de “colaboración entre diferentes”. 

No, la Cuba (o mejor dicho, la finca particular) de los Castro no es ni de lejos un Estado normal. Es la anormalidad absoluta; la anti-Cuba. Quienes sí lo saben bien son sus víctimas, los cubanos. Pese a todas las adversidades muchos de ellos trabajan a pecho descubierto por hacer de su país un país normal. Saben que la tiranía no tiene salvación y que ninguna estratagema ni ninguna complicidad podrán sacar a flote a los tiranos. Más temprano que tarde la historia barrerá con todo este horrorcondenará sin paliativos tanto a los tiranos como a quienes han sido sus cómplices.

Sunday, September 28, 2014

Café con leche

Por Leonardo Rodríguez Alonso

Cargar con el lastre de una niñez sufrida te deja una huella para toda la vida ¿Pudiera yo ser un caso especial? No lo creo. Existen miles de cubanos que hoy pueden tomar a la tremenda hechos y vivencias que los marcaron.


No niego que como toda persona guardo gratos recuerdos de mi infancia y adolescencia, pero me aturden sobremanera los desaciertos que observaba en aquellos tiempos de fervor revolucionario. Cuando la esperanza arropaba a una parte de la población, la otra, yacía en campos de concentración o fusilados por oponerse al auge de un incipiente y feroz estado de cosas que el más «genial» de los dictadores se encargaría de armar,llevando a nuestra nación hacia el castro-comunismo.


Tristemente, para una parte considerable de nuestro pueblo tiene más importancia una paloma posada sobre el hombro de un hombre que una declaración premonitoria anunciando lo que nos aguardaba si le otorgaban la amnistía al futuro dictador arrestado por los sucesos del Moncada. Y salió del presidio, sin maleta, no le hacía falta, toda su obra la traía en el encéfalo.


Se entronizó en el poder y valiéndose de estratagemas muy suyas se adueñó de todos los medios de difusión masiva, implantó la censura en la intelectualidad, puso presidentes ficticios, se deshizo de muchos compañeros de lucha, dictó leyes, montó operaciones belicistas en todos los continentes…

Una política de adoctrinamiento desde la escuela primaria, unido a los eslóganes, las falsas promesas, las campañas propagandísticas, han sido un arma eficaz en estos 55 años de dictadura para formar a un ser apático que no le interesa su tierra natal, no tiene apego a la bandera, no conoce el concepto de civilismo ni el poder de la Constitución de la República. Se ha formado un hombre «nuevo» que solo encuentra la solución «allende los mares».


Para ilustrar la desidia de una parte considerable de estas nuevas generaciones que arriban a USA citaré un ejemplo de un cubano-americano que con su aval de turista me visitó recientemente y pude apreciar su falta de misericordia a la tierra que lo vio nacercuando me dijo: «estoy loco por perderme de esta Isla de p…»


Existen otros que te arguyen con odio y el rostro transformado: «Allá en USA hay un grupo que le dicen los "café con leche", cuando caiga el comunismo se van a morir de hambre».


Reconozco que en todo grupo social hay disímiles personalidades, pero cuán dañino es ese órgano que nos facilita el habla, pues resulta que ese ciudadano con dos misiones en Angola y una como mano de obra esclava en la República Democrática Alemana (RDA) no ha meditado que cuando él ayudaba a entronizar el comunismo en África o facilitaba que los miembros de la STACI alemana pudieran hacer de las suyas, aquí, en nuestra Patria, extinguían largas condenas hombres como Mario Chanes de Armas, Roberto Martín Pérez, Cari Roque y otras valientes mujeres, Ángel de Fana, Huber Matos, Ernesto Díaz Rodríguez. Han sido tantos, también otros que han muerto en huelgas de hambre o a bayonetazos propinados por sus carceleros.


En el entorno de mi barrio seguía las tristes historias de un valiente grupo de jóvenes campesinos que fueron capaces de visualizar el futuro de Cuba. ¡Treinta años de cárcel! Así recuerdo a  Reunelio MendosaHeriberto y Enríquez Sánchez, Domingo García, Mongo Mesa, Nene Candelaria, Arsenio Acebedo, Ramiro Moreno, por citar algunos.


Han cambiado los métodos y aunque el concepto de lucha cívica noviolenta es nuestra arma hacia la conquista de la democracia en Cuba, gracias a hombres como estos que lo dieron todo para desviar el curso político de la Isla y no pudieron, la comunidad cubana en USA es ejemplo emprendedor. Ellos, abrieron el camino y sentaron las bases para que los que ayudaron a la dictadura a afianzar sus raíces, hoy en territorio libre y democrático de los EE.UU, puedan tener para sus hijos una taza de café con leche.